En esta segunda temporada que retomamos, seguimos hablando de madera y vino, pero esta vez a lo grande, hoy os enseñamos como se construye un tino con capacidad para nada más y nada menos que 6000 litros, y descubriremos de dónde viene la expresión “a ojo de buen cubero” con uno de los últimos que quedan en España.

Dejanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *